Contenido:

Secciones

Visite:

Cardiología

Comunicacion Interventricular

La comunicación entre ambos ventrículos puede formar parte de otras anomalías congénitas o ser aislada. En ciertos casos el defecto se cierra espontáneamente durante la niñez. Pueden ser membranosos (superiores) o musculares (inferiores), aunque casi todos son del primer tipo. El tamaño de la comunicación es más importante que su ubicación anatómica y en base a ello, Fowler los dividió en tres tipos: 1) minúsculos o pequeños (menores de 7 mm de diámetro), 2) moderados (7 a 15 mm) y 3) grandes (1,5 a 3 cm). En el último de los casos, el diámetro es igual o superior al de la aorta.
Cuando es pequeño puede llegar a ocluirse espontáneamente, se ausculta un soplo holosistólico en el borde izquierdo del esternón (enfermedad de Roger) y cursa con electrocardiograma y radiografía cardíaca normales.
El cuadro clínico es florido en los casos de comunicaciones de tamaño moderado o grande. En estos últimos, los lactantes no sobrepasan del primero o segundo mes de vida pero, si se compensan, se observarán retraso del crecimiento, prominencia de la región precordial por hipertrofia cardíaca e infecciones pulmonares a repetición. En el precordio se palparán un latido del ventrículo izquierdo hiperquinético y otro paraesternal derecho. El soplo característico es pansistólico, existe un tercer ruido y un soplo mesodiastólico por hiperaflujo mitral. Con el aumento de la resistencia pulmonar, el paciente marchará -hacia su segunda década de vida- al síndrome de Eisenmenger, ocasionado por la hipertensión pulmonar con cortocircuito de derecha a izquierda.
En el gran defecto del tabique interventricular, la cantidad de sangre que eyecta el ventrículo izquierdo al derecho hará que éste último envíe un volumen mayor a los pulmones y desde ahí regrese a las cavidades izquierdas. Como consecuencia la hipertrofia y sobrecarga serán biventriculares. El electrocardiograma entonces mostrará hipertrofia biventricular o ventricular izquierda y, muchas veces, sobrecarga de este último.
El ecocardiograma bidimensional frecuentemente revela el defecto del tabique y el eco-Doppler las turbulencias del flujo sanguíneo cuando el orificio es pequeño. Con el estudio hemodinámico por cateterismo se definen las características de esta cardiopatía.

© 2006 Anejo Producciones S.A. Buenos Aires. Argentina. Hecho el depósito que marca la ley 11.723.
Prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin el permiso por escrito del dueño del Copyright.

© 2006 Anejo Producciones S.A. Buenos Aires. Argentina. Republication or redistribution of Zonamedica content, including by framing or similar means, is expressly prohibited without the prior written consent of Anejo Producciones. Anejo shall not be liable for any errors or delays in the content, or for any actions taken in reliance thereon. Política de Privacidad